viernes, 16 de noviembre de 2007

Menos alumnos por clase para reducir la conflictividad escolar

Raquel Ruiz. 30.11.2005

Es una propuesta de CC OO y UGT para atajar la violencia. Denuncian la saturación de centros en algunas provincias.

La lucha contra la violencia escolar pasa por una reducción en la ratio de alumnos por profesor, así lo afirman los sindicatos CC OO y UGT, para quienes la masificación que sufren algunos centros andaluces tiene mucho que ver con los casos de conflicto que se dan en ellos.

Para el secretario general de la Federación de Enseñanza de CC OO de Andalucía, José Blanco, los mayores puntos negros en cuanto a saturación se dan en la enseñanza secundaria, con ratios de hasta 37 estudiantes por profesor, cuando los baremos permiten un máximo de 30. Por eso pedirán al Gobierno andaluz que elabore un mapa riguroso de la situación, ya que, aunque las medias salen dentro de los límites, la realidad es que algunas zonas están mucho más pobladas que otras y eso se refleja en las escuelas.

Puntos negros

El litoral: La franja costera es la zona con más densidad demográfica y, por tanto, con más alumnado. Las aulas están saturadas en la costa de Granada, Cádiz y Málaga.

Convivencia escolar

Pero lograrla implica atender a más aspectos que el ratio, según CC OO.

La familia: Debe implicarse en el proceso de educación de sus hijos.

El tutor: Reduciría su horario lectivo para centrarse en la atención individual.

Orientación: A cargo de profesionales de la educación social.

Mediador: Será neutral y actuará como intermediario. Cada centro tendrá uno.

Profesorado: Apuestan por su formación y reciclaje.

Faltas de respeto al profesorado

Ocho de cada diez conflictos que se producen en los centros andaluces son faltas de respeto al profesorado, mientras que las agresiones o peleas suponen un 2%. Lo malo es que nuestra comunidad tiene más de 4.500 centros, por lo que ese promedio sí es significativo. Para la Asociación de Profesores de Instituto de Andalucía (APIA), el problema radica en que en las clases se mezclan alumnos de edades diferentes, muchos de los cuales no quieren estar allí. Esto tiene como consecuencia indisciplina y desplantes chulescos.